El PEELING FACIAL es una técnica de exfoliación que elimina las células muertas, renovando así las capas superficiales de la piel, mejorando su apariencia, eliminando manchas, las marcas y las pequeñas arrugas, consiguiendo una piel más joven, hidratada, suave y luminosa. 

Está especialmente indicado en casos de:

  • Fotoenvejecimiento: se busca una piel más lisa, con disminución de arrugas y líneas de expresión, rejuvenecimiento de la piel y aumento de la renovación celular.

  • Acné o cicatrices: se consigue una piel más tersa y suave, al minimizar y desbloquear los poros, y reducir cicatrices y manchas.

  • Eliminación de manchas: se logra una piel más luminosa y se unifica el tono cutáneo.

Imagen de iOS (7).png

  

TIPOS DE PEELING

Según la profundidad podemos hablar de peeling superficial, medio y profundo, y según la técnica que se use se clasifican en peeling mecánico y químico

 

  • El peeling mecánico se realiza mediante cepillos, rodillos o lijas con micropartículas como cristales o piedra. La dermoabrasión es uno de los peelings mecánicos más comunes. 

  • El peeling químico se lleva a cabo aplicando productos químicos, normalmente ácidos.

PEELING ANTIAGE RENOVADOR CELULAR

Corrige el envejecimiento de la piel mejorando su calidad, textura y apariencia. Elimina las capas externas de la piel permitiendo la óptima penetración de los activos. Reconstruye y reorganiza las fibras de colágeno y elastina.

  

Activos: Lanablue® / Acido Glicolico

PEELING DESPIGMENTANTE RENOVADOR CELULAR

Blend de activos que combaten los factores causantes de la hiperpigmentación y el tono desigual de la piel.

  

Activos :Lanablue® / Acido Kojico / Acido Láctico / Extracto de Whitemulberry / Extracto de Beaberry / Acido Salicilico / Acido Cítrico

CANTIDAD DE SESIONES, DURACIÓN Y FRECUENCIA

Según la patología a tratar se pueden necesitar entre 1 y 6 sesiones. Cada sesión dura aproximadamente 1 hora y se recomienda una frecuencia entre 7 y 15 días.

  

  

DESPUÉS DE LA SESIÓN

Durante los primeros días la piel estará enrojecida y a medida que pasen los días, se irá escamando, dejando paso a una piel nueva, más suave e hidratada, sin manchas o marcas, y más luminosa.